Atalaya, un emblemático parador argentino conocido por sus medialunas, está expandiendo su presencia en Buenos Aires y sus alrededores mediante un sistema de franquicias. Con una inversión inicial de US$90.000, los locales urbanos y semiurbanos prometen ser una opción accesible, mientras que los establecimientos en rutas requieren una inversión desde US$180.000.

Con una historia que se remonta a casi 80 años, Atalaya comenzó como una empresa familiar especializada en la elaboración artesanal de sus productos. Ahora, está experimentando un proceso de renovación y expansión, abriendo varios locales en Buenos Aires mediante una estrategia de franquicias.

La empresa ofrece dos modelos de franquicia: uno para paradores urbanos y semiurbanos y otro para ubicaciones en rutas. Los locales en las ciudades, con una superficie de al menos 150 m², están ubicados en áreas de alta circulación peatonal y vehicular y requieren un promedio de seis empleados. Por otro lado, los paradores en rutas necesitan al menos 400 m² y pueden emplear hasta 15 personas.

Actualmente, Atalaya posee dos locales propios en la Ruta 2 en Chascomús y seis franquicias en el Gran Buenos Aires. La expansión comenzó con un local semiurbano en La Plata, seguido por otros en Zárate, Canning, Cañuelas y Mar del Tuyú.

Juan Ignacio Castoldi, vicepresidente y nieto de uno de los fundadores, explica que sus clientes, mayormente del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), deseaban disfrutar de sus productos durante todo el año, no solo en vacaciones. Esto motivó la expansión de Atalaya más allá de la costa.

La pandemia también influyó en esta decisión, mostrando la necesidad de diversificar su ubicación para evitar la dependencia de un solo mercado. Los nuevos locales en AMBA, como el inaugurado en junio en Pilar, con 240 m² y capacidad para 72 personas, tanto en interior como en terraza, acercan a Atalaya al centro de Buenos Aires, ofreciendo tanto servicio de mesa como take away.

Atalaya, conocida por su tradicional parador en la Ruta 2, continúa expandiendo su presencia en Buenos Aires con nuevas franquicias. En julio, abrió su primer local en la Capital Federal, situado en San Telmo, con una inversión de US$150.000 en un espacio de 200 m² en la intersección de la avenida Belgrano y Balcarce.

Posteriormente, inauguró una pequeña sucursal de 20 m² en Aeroparque, con una inversión de menos de US$30.000, única en su estilo debido a su diseño adaptado para operar en un aeropuerto. La más reciente adición se situó en Ituzaingó a principios de diciembre.

Próximamente, Atalaya abrirá otro local en la Capital, cerca de la avenida Córdoba y la calle San Martín, a pasos de Galerías Pacífico, con una inversión estimada entre US$170.000 y US$190.000 en un espacio de más de 200 m². Además, hay planes para un nuevo local en el shopping DOT, que se abrirá en marzo.

La expansión también incluye un segundo establecimiento en Canning, un tercero en La Plata, y zonas reservadas en Palermo, Belgrano y Olivos. Según Juan Ignacio Castoldi, vicepresidente de Atalaya, el sistema de franquicias permite a los interesados buscar locales en áreas exclusivas durante tres a seis meses.

Paralelamente, los dos locales icónicos en Chascomús están siendo remodelados tanto en su exterior como interior para modernizarlos y actualizar sus instalaciones.

El crecimiento de la marca ha llevado a un aumento significativo en la producción de medialunas, pasando de seis millones en 2016 a 14 millones en diciembre de 2023. Atalaya está en proceso de planificación para construir una nueva fábrica de más de 1000 m², ya que la actual resulta insuficiente. Se espera que la construcción comience en abril y se complete en un año, con una inversión de US$500.000.

Sin embargo, la marca anticipa una disminución del 5% en las ventas debido a la situación económica del país. Castoldi explica que, a pesar de la baja en ventas individuales de los locales, la apertura de nuevas franquicias ha ayudado a compensar esta disminución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *