Gastronomia

La Importancia de Las Clases de Cocina Online para Las Actividades de Team Building

6 Ago , 2021  

Es bastante seguro decir que cocinar alimentos reconfortantes se ha convertido en la estrella emergente de esta era Covid. Los expertos están de acuerdo. En un artículo reciente del New York Times,

Cómo Covid 19 está haciendo que millones de estadounidenses sean más saludables, Hans Taparia comparte:

«En una encuesta reciente , el 54 por ciento de los encuestados dijo que cocinaba más que antes de la pandemia, el 75 por ciento dijo que tenía más confianza en la cocina y el 51 por ciento dijo que continuaría cocinando más después de que termine la crisis. Interés en los tutoriales de cocina en línea, sitios web de recetas y blogs de comida ha aumentado».

Hay muchas razones para que la comida y la cocina casera se conviertan en las últimas tendencias. Un ejemplo es que un curso de cocina online no solo es terapéutico y, por supuesto, una forma deliciosa de arreglar esos antojos de paleta necesarios en el momento de una cena limitada, sino que también es una salida creativa para conectarse durante el confinamiento.

Pero, ¿qué tiene esto que ver con el Team Building?

Incluso antes de la crisis, se cuestionó la noción de ‘salidas de empresa y socialización’ como un valor agregado para los equipos. En un artículo del New York Times de septiembre de 2019, Alex Williams argumenta que las personas pueden volverse distantes cuando se ven obligadas a participar en actividades que no son de su interés.

La mayoría de nosotros podría estar de acuerdo en que hay muchas razones para que la comida y la cocina casera se conviertan en la tendencia más reciente. Ya sea que el chef de la cocina sea un principiante que intenta abordar el plato básico de pollo al horno o el crítico culinario avanzado en la búsqueda del pesto perfecto, la cocina ha unido a las masas.

Es como si el mundo culinario hubiera agregado un nuevo lenguaje tácito de lo sabroso en números y la capacidad de unirse y conectarse con los amantes de la comida del mundo. Con las plataformas de redes sociales en sobremarcha de fotos de provisión con un sinfín de hashtags para combinar, la bombilla está encendida perpetuamente, sobre el tema de cocinar juntos, por separado.

En un curso de chef, se inicia un enfoque centrado en cómo transmitir su punto de vista. Cuando se quita la conexión física de cocinar juntos, el vacío se reemplaza con lo que uno puede controlar: la comunicación. Ya sea que esté siguiendo una clase o compartiendo en su plataforma de redes sociales, dictar el proceso y el mensaje que desea que llegue a sus queridos espectadores se hace a través de los muchos ángulos de comunicación.

Esto nos lleva al tema de por qué la cocina en línea se está convirtiendo en algo imprescindible en la formación de equipos virtuales.

Ahora, con las políticas de trabajo desde casa implementadas, los equipos no tienen acceso para reunirse en el entorno social corporativo clásico o incluso para charlar en el ascensor.

Independientemente de si la gente amaba u odiaba las salas de escape corporativas, los viajes de esquí y los bares, una cosa que sabemos con certeza es que todas estas actividades están en espera y los equipos están más ‘distantes’ que nunca. En consecuencia, crea una falta de unión en el equipo y aumenta la sensación de aislamiento.

Las empresas que han confiado en gran medida en la comunicación de planta abierta impulsada por el equipo en la oficina, ahora tienen que adaptarse rápidamente al mundo del trabajo remoto. El cambio de las reuniones para el almuerzo, las pausas para el café y las horas felices, que habían permitido a los equipos establecer una relación fuera de todo lo corporativo, está fuera de la mesa por el momento.

Ahora que el elemento «conocido» de la camaradería de equipo está en suspenso, las empresas están a la caza de llenar el vacío. Y esta vez con actividades de formación de equipos que tienen un ‘interés’ universal y creciente.

¿Podría ser la comida el medio de conexión necesario?

Cuando uno se sienta y analiza los objetivos de la formación de equipos, las similitudes son comparables a las habilidades necesarias para tener éxito en la cocina.

¿Cuáles son estos puntos sinérgicos y cómo pueden fusionar negocios con «placer»?

  • Comunicación;
  • Resolución de problemas y toma de decisiones;
  • Solución de problemas;
  • Planificación y adaptabilidad;
  • Formar confianza.

Cuando uno lee estos rasgos, es muy fácil ver que también son puntos «clave» de enfoque que se utilizan en muchas facetas de la vida.

Cuando estás en la cocina, no solo la comunicación es un hecho, ¡sino cuántas veces te has encontrado con una receta y no tienes un ingrediente! Para aquellos con alergias o restricciones dietéticas, la modificación puede ser en algunos casos, de vida o muerte, creando la necesidad de solucionar problemas y adaptarse.

La capacidad de tomar lo que se necesita para el éxito empresarial y fusionar las tácticas subyacentes necesarias en la cocina es un beneficio mutuo para las personas, los equipos y las organizaciones.

¡Demos a la gente lo que quiere!

¿Por qué no fusionar lo mejor de ambos mundos y permitir que los compañeros de equipo se unan, colaboren y compartan a través de la plataforma de cocina en línea?

, , ,

Gastronomia

Salame: insustituible para una Picada en Tandil

2 Ago , 2021  

El salame de Tandil se elabora de manera tradicional con viejas recetas de inmigrantes.

Tandil es una ciudad cercada de cerros bajitos. Ubicada en el centro oeste de la provincia de Buenos Aires, a 360 km de la capital. Se trata de un paraje ondulado con rocas gigantes, serpenteado por arroyos, perfecto para acompañarlo con una copa de vino, una cerveza artesanal, pan casero y un salame inolvidable.

Una de las causas principales para conocer este sitio es su gastronomía, en lugares como el Boliche de Noli, Las Dinas, Almacén Serrano o Época de Quesos.

En éstos y varios sitios más, la picada lleva el tradicional salame de Tandil con Denominación de Origen (DO).

La DO salvaguarda tanto la fórmula como el proceso beneficioso artesanal (que debería ser delimitado a la región) y la materia prima, de procedencia tandilero, con control de trazabilidad. Lleva carne vacuna, carne de cerdo, paleta, tocino dorsal, sal, pimienta negra y blanca, nuez moscada, ajo, sacarosa y vino blanco. Las especias tienen que ser molidas en el instante de uso.

“El salame de Tandil fue la primera DO del país para un alimento agroindustrial. El certificado se logró en 2011 después de 15 años de estudio de factibilidad. Un producto genuino e histórico de la región. Por los 10 años teníamos pensado una serie de festivales y eventos como la feria Chacinar, en noviembre: ojalá puedan llevarse a cabo. De cualquier manera, Tandil espera a todos con las puertas abiertas para probar y reconocer su producto estrella”, cuenta el coordinador del Consejo de DO del salame, Gonzalo Olguín.

En la ciudad se puede seguir la ruta de los comercios certificados que pueden vender el salame con Denominación de Origen, reconocidos con una placa de bronce en el ingreso.

En el final del proceso del atado, antes de que el producto pase por la fase de estacionamiento, se le coloca una chapa numerada y con sigla DOT (Denominación de Origen Tandil). Luego, los especialistas certifican que cumple con todos los requisitos para ser un salame de Tandil con Denominación de Origen, y se le coloca una estampilla con holograma de seguridad.

Tanto en las épocas de las carneadas donde se congelaban las carnes con la sola ayuda de las bajas temperaturas de los largos inviernos, como actualmente, donde el producto todavía es dependiente de la humedad relativa y la pureza del aire para poder hacer su secado y maduración justos, el parentesco entre el paisaje y el proceso de preparación es muy importante. De esta interacción emergen primordialmente los hongos y levaduras, la calidad de las carnes y tocinos, y el color singular que contribuyen a conceptualizar el sabor y aroma clásicos del producto.

Los patrones que marca la DO piden que las materias primas sean conseguidas dentro de la región, con ingesta de alimentos a base de pasturas y maíz –según sea ganado vacuno y porcino, respectivamente– y con las proporciones establecidas de los dos tipos de carne.

Estacionado y curado en el clima bueno serrano (frío pero no helado, generalmente húmedo y ventoso), después del curado consigue la consistencia elemental y el emplume –así se conoce a los hongos que lo recubren– que le otorgan el color blanco ceniza característico, fundamentales en la obtención del flavor.

También queso

El ámbito serrano crea una atmósfera mágica e invita a gozar, además, de los quesos, ciertos famosos como el banquete que en el Código Alimentario Argentino se llama Queso Tandil. El queso “banquete” es de pasta semidura, corteza fina, con ojos pequeños. Textura lisa y sutilmente pegajosa. La maduración, según la medida de la horma, toma 30 días por lo menos. Las hormas acostumbran pesar de 1 a 4 kilos.

El Cluster Quesero de Tandil está construido por un grupo de productores, pymes, instituciones y organismos de ayuda vinculados a la producción de quesos en el área, de gran calidad producto del clima, el suelo y los pastos naturales que logran una leche admirable.

Entre los principales quesos que se generan en Tandil se encuentran el cremoso, cuartirolo, fontina, fynbo, gouda, gruyere, Holanda, mozzarella, pategras, port salut, provolone, queso de oveja pasta blanda y pasta rígida, reggianito, romano, sardo arg, sbrinz, parmesano, entre otros muchos saborizados.

Parece que las sierras azuladas invitan a reposar con queso en abundancia y fruta madura; la tradición quesera es innegable. Aquí se formaron monumentales docentes queseros en el colegio Ramón Santamarina. El ha sido un pionero en el área y era propietario de la posta/rancho (1860) que hoy es Época de Quesos desde 1990.

También puede comerse las célebres picadas tandilenses en Las Dinas, a 5 km de la ciudad. Se denomina de esta forma en honor a las mujeres del núcleo familiar que llevan aquel nombre. La tabla trae jamones, salames y longaniza húngara, en compañía con cerveza artesanal, imperdible.

, , ,

Gastronomia

Bebidas Tradicionales de Argentina Que No Te Puedes Perder

7 Jul , 2021  

Viajar por comida se ha convertido en la norma, pero ¿qué pasa con las bebidas?

Le presentamos unos vinos deliciosos, el ritual de la yerba mate y una larga historia con aperitivos, espero que tengas sed. Aquí están todas las bebidas tradicionales argentinas que debe probar en Buenos Aires y más allá.

Bebidas Tradicionales Argentinas

Los cócteles, el vino, el café y el té impulsan la cultura y las reuniones sociales en todo el mundo.

Ya sea que esté celebrando con champán o compadeciéndose con una taza de té, las bebidas suelen estar en el trasfondo de cada evento importante o menor de la vida.

Por supuesto, no es diferente en Argentina. El mate es el epítome de la cultura local y ninguna parrillada argentina está completa sin una botella de Malbec.

Esta publicación desglosa todas las bebidas tradicionales argentinas que debes probar.

Algunos (como el mate) son de cultivo nativo, otros (como el café) pueden ser internacionales pero se consumen con un toque local.

Malbec

Cuando pienso en bebidas imprescindibles en Argentina, lo primero que pienso es en vino. Malbec, en concreto.

A pesar de ser originalmente un varietal francés, el Malbec es mejor conocido como un vino argentino por excelencia. Era demasiado sensible al frío húmedo de Francia y fue casi completamente borrado por la escarcha.

En Sarmiento de 1800, el gobernador de Mendoza contrató a un agrónomo francés para llevar esquejes de vid a Argentina. El Malbec prosperó en las áridas condiciones de Mendoza y el resto es historia.

Hoy el Malbec es la uva más plantada en Argentina y es sinónimo de vino argentino.

Torrontés

El Malbec puede tener todo el amor, pero Torrontés es el héroe olvidado del vino argentino.

Este vino blanco fresco y dulce es el único varietal 100% nativo de Argentina. Las provincias del noroeste de La Rioja y Cafayate en Salta son mejor conocidas por su Torrontés.

También se produce comúnmente como vino dulce de postre, conocido como Cosecha Tardía, en referencia a la cosecha tardía cuando el contenido de azúcar de las uvas está en su nivel más alto.

Ya sea que desee una copa de vino ligero y crujiente en un día caluroso de verano o un vino de postre dulce y almibarado para completar una comida, no hay otra opción más verdaderamente argentina que el Torrontés.

Fernet (Y Coca-Cola)

Hay muchas bebidas argentinas oficiales. Hay vino (obviamente) y yerba mate (un claro favorito).

Pero Fernet, un licor italiano aromático y amargo, es la bebida del pueblo, la bebida no oficial de Argentina.

A pesar de ser originalmente italiano, el 75% del Fernet del mundo se consume en Argentina, donde tradicionalmente se mezcla con Coca-Cola (para horror de muchos italianos).

La ciudad de Córdoba es la verdadera capital de Fernet. ¡Reduce la impresionante cantidad de 3 millones de litros de material cada año!

La Yerba Mate

Un regalo de los dioses, así es como el pueblo guaraní venera la yerba mate.

Los guaraníes son del noreste de Argentina y países vecinos como Paraguay, Uruguay y Brasil, todos países que todavía beben su propia versión de mate (pronunciado mah-tay).

Los dioses nos regalaron el mate y hasta el día de hoy sigue siendo más que una bebida tradicional argentina. Es fundamental para la cultura local. Beber mate es comunal y un ritual.

Una persona prepara el mate y lo pasa alrededor del círculo. Todos beben de la misma calabaza y bombilla (el nombre de la pajita utilizada). Es una experiencia compartida.

Eso no significa que no puedas beberlo solo. Tiene un alto contenido de cafeína y un supresor del apetito, lo que ayuda a muchos oficinistas aburridos a pasar el día.

Si estás interesado en este y más productos argentinos, no dudes en chequear la web de TheArgentino, donde vas a encontrar packs, combos y mucho más.

, , , ,

Gastronomia

Las Comidas Tradicionales de La Gastronomía Argentina que No Te Podés Perder

4 Jul , 2021  

Si por algo es popular Argentina más allá del fútbol y su acento sensual, es por su gastronomía, en especial los asados. La herencia europea de Argentina además se puede ver en sus fogones: pizza, pasta, milanesa…

Sin embargo, las recetas traídas por Europa, han evolucionado hasta obtener su sello propio. Si deseas conocer todos los platos habituales, sigue leyendo. ¡No dejes de conocer Argentina por medio de su maravillosa gastronomía!

Asado argentino

Aun cuando no es un plato en sí, el asado argentino tiene una popularidad que traspasa fronteras. En la parrilla encontrarás de todo: costillas, vacío, chorizo, morcilla, bondiola, achuras (entrañas)… La clave para un óptimo asado es dejar la carne hacerse a lo largo de horas y horas sobre las brasas. No te olvides del chimichurri.

El asado es muchísimo más que una comida. Es una actividad en sí mismo, un acontecimiento social. De esta forma que si tienes la posibilidad de conocer a alguien que lo organiza no pierdas la posibilidad de vivirlo.

Bife de chorizo

No puedes volver de Argentina sin haber probado un gran bife de chorizo. Es el plato de carne más exitoso en las cartas de los restaurantes. Este corte de carne corresponde al sector que queda en medio de las costillas y la espalda o lomo de la ternera y tiene un grosor destacable que ayuda a que la carne se tueste por fuera y se mantenga jugosa por dentro. Un buen bife de chorizo saciará el antojo de los más carnívoros.

Milanesa a la Napolitana

Aun cuando a los italianos les rechine este nombre, la Milanesa a la Napolitana pertenece a los platos que verás en las cartas de casi todos los restaurantes. Por cierto, tiene hasta un día marcado en el calendario: el 3 de mayo Argentina celebra el Día Nacional de la Milanesa.

Hablamos de un filete vacuno empanado y frito al que se le pone por arriba queso y tomate. La milanesa napolitana es la más clásica, a pesar de haber muchas versiones en función de lo que se le agregue encima: las hay con bacon, jamón, huevo, etcétera.

Además es interesante saber que cada vez más establecimientos ofrecen la versión vegana de este plato, de esta forma que con suerte tendrás la posibilidad de gozar de una milanesa de soja, sin queso ni huevo en caso de que seas vegano.

Al final, no renuncies al sándwich de milanesa, la versión callejera de este plato, que sin dudas te ayudará a recargar las pilas de una manera económica y placentera.

Pizza argentina

La herencia italiana no podía estar completa sin uno de sus más grandes representantes gastronómicos: la pizza. La primordial diferencia de la pizza argentina en relación a la italiana es su grosor. En Argentina se usa una base que crece bastante. La otra es la mozzarella. No te vuelvas demente intentando encontrar la mozarella di buffala italiana debido a que en Argentina se usa leche de vaca y se le llama Muzza.

Muzza y Fugazzeta, son ambas variedades por excelencia de la versión argentina de la pizza. La primera lleva sólo una base de tomate con queso y aceitunas; la segunda es la masa cubierta de cebolla y la proporción de queso justa para mantenerla pegada a la base. Claro que, al igual que en Italia, las combinaciones son infinitas, pizzas con jamón, carne picada, champiñón….

Locro

Plato nacional por excelencia. Si estás en Argentina el 9 de julio verás que todos los argentinos festejan su Día Nacional con un óptimo plato de locro. Este se basa en un guiso al que se añade calabaza, choclo, porotos (habichuelas), carne de cerdo… Una de las peculiaridades es que se usa choclo blanco, un tipo de maíz que al cocerlo queda cremoso y da consistencia al guiso.

Choripán

Es de las comidas callejeras más reconocidas. Si vas a cualquier feria encontrarás un puesto de choripán. Hablamos de una salchicha servida en pan y aliñada con chimichurri, en forma de perrito caliente.

Empanadas

Se podría trazar el mapa de Argentina dibujando las variedades de empanadas. Las hay de cada una de las formas y elementos. Entre las más usuales encontrarás las de carne suave o picante, humita y queso. Mención aparte merecen las empanadas tucumanas, unas de las más exitosas y representativas, elabordas con carne picada.

Obviamente los locales especializados en empanadas son numerosos. Desde los que las elaboran al estilo clásico cuidando bien la masa y el relleno a los que las venden como comida rápida. No te faltarán posibilidades.

Picada

Podría ser lo más parecido a una tapa de España o a un antipasto italiano. Se apoya en un platillo en el cual se ponen diversos embutidos y variedades de queso, todo ello cortado en dados. Las combinaciones son infinitas. Jamás falta el salame o salamín, la mortadela, el jamón cocido, la bondiola y un buen queso de Mar de Plata.

Otros embutidos que tienen la posibilidad de incluirse son, en relación a los quesos, el roquefort, brie o camembert. Varias picadas además llevan morrón, champiñón u otras hortalizas para equilibrar la picada.

Dependiendo del lugar tienen la posibilidad de servirse con diferentes acompañamientos. Las salsas son imprescindibles en cualquier picada que se precie: mayonesa, ají, mostaza, patés o cualquier queso untable no tienen la posibilidad de faltar.

Los frutos secos como el maní o maíz tostado, aceitunas verdes o negras además sirven como complementos adecuados. Llegados a este punto tan solo falta un buen vino o cerveza artesana y tendrás un entrante de 10.

Aun cuando no es bastante común, ciertos establecimientos han adaptado su carta ofreciendo picadas vegetarianas y bastante raramente veganas.

Pedí las mejores picadas a domicilio desde la web de Piccadely, donde también podés encontrar promos, cajas de regalos, y mucho más.

, , , , ,

Gastronomia

Reabre La Giralda, la tradicional confitería del chocolate con churros

7 Ago , 2020  

Una testera enrejada y una vitrina decorada con viejos envases de botellas y galletitas cubiertos de polvo dan cuenta del fin de una temporada y del inicio de otra para La Giralda. Después de estar sumido en el olvido, dentro de este icono de la avenida Corrientes un equipo de restauradores trabaja en secreto a fin de que en poquitos meses la simbólica confitería reabra con todo el encanto de las viejas lecherías de la urbe, donde se tomaba el tradicional chocolate con churros.

La Giralda es de aquellos pequeños bares porteños que siempre y en toda circunstancia resistieron al paso del tiempo. El local prácticamente jamás fue remodelado; sus dueños, los Nodrid, deseaban que se sostuviera igual que a inicios de siglo, con los azulejos blancos y las mesas de tapas de mármol blanco que combinaban con sillas Thonet, en las que se sentaron personajes de la historia como Juan Domingo Perón, Arturo Frondizi y Raúl Alfonsín, y versistas, actores y músicos de la talla de Mercedes Insípida o bien Leonardo Favio.

No obstante, el local no era extraño a las crisis económicas. Los últimos tiempos, sumados a los meses que tuvo su vereda en obra por los trabajos de peatonalización de la avenida, hicieron de él un negocio imposible y fue puesto a la venta. Ahora, de la mano de nuevos dueños, La Giralda aspira a ser de nuevo una parte del circuito porteño de librerías, pizzerías, cines y restaurants de la renovada arteria porteña.

“La idea es reflotar La Giralda con la ayuda de un bazar mayorista de equipamiento gastronomico, aggiornarla. Es un reto superinteresante en tanto que procuramos revivirla conforme con lo que es el consumo moderno; o sea, conjuntar la vieja Giralda con la cocina de hoy”, adelantó a LA NACION el empresario gastronómico Nicolás Márques, quien al lado de su asociado Gabriel García, cerraron un contrato con los Nodrid para arrendar el local por doce años. Conforme Márques, la idea es sostener el ánima del bar, tanto en la arquitectura como en la gastronomía, con lo que van a seguir sirviendo los habituales platos y bebidas dulces, conjuntados con cenas y almuerzos.

Los empresarios, dueños asimismo de la Confitería La Ópera desde mil novecientos setenta y dos, cuentan que se enteraron de que La Giralda no estaba bien a nivel económico y se aproximaron para hacer la propuesta de reabrir este bar declarado notable, en un intento por regresar a captar todo género de público a sus mesas. Estiman que para fines del año vigente, o bien principios del próximo, podría ser reabierto. Los incita el hecho de que está en una de las zonas de mayor afluencia de público, la cuadra de Corrientes entre Rodríguez Peña y Libertad, explicaron.

En la confitería, situada al mil cuatrocientos cincuenta y tres de esa avenida, el equipo de arquitectos del estudio Pereiro, Cerrotti & Asociados trabaja en el rescate de los elementos que caracterizaron la confitería cara mil novecientos treinta, cuando inmigrantes españoles, aprovechando que tenían al Teatro Politeama enfrente y viendo las posibilidades económicas de un sitio pujante, inauguraron La Giralda en la planta baja de un edifico proyectado por el alemán Carlos Nordmann, a inicios de siglo veinte.

“Nos interesa preservar la testera completa con sus vitrinas y su carpintería de roble, la boiserie con sus finos detalles de marquetería y los espéculos grabados al ácido, esto es, con una técnica ya extinguida hace múltiples décadas que se marchan a replatear para devolverles su esplendor original”, explicó el arquitecto técnico Gustavo Cerrotti, del mentado estudio, para quien es esencial que los diseños nuevos respeten la antigüedad y la historia del local.

Entre los nuevos diseños se resaltan el cielorraso de yeso con moldura perimetral, la barra que se fabricó íntegramente en madera -con tableros y bastidores al modo de la temporada, con su pasamano de bronce en su longitud- y en el fondo del salón un enorme vitraux transiluminado con el motivo de La Giralda, que recordará a los clientes del servicio el viejo cuadro que con ese motivo original estuvo a lo largo de muchos años colgado allá.

El equipo de arquitectos expertos en gastronomía, autores de la reforma de la Confitería Ideal, asimismo rediseñaron en un caso así 4 instrumentos de iluminación originales y el mueble-vitrina exhibidora de minibotellas de bebidas. En lo que se refiere al sistema de calefacción y aire acondicionado, se integró de forma de tener una distribución uniforme sin emplear conductos a la vista. Asimismo se fabricó un separador de mesas hecho herrería artesanal y adornado con detalles en bronce servirá para ordenar el salón.

Un sitio mítico
Al lado de La Paz y La Martona, cerrada el año pasado, La Giralda es parte del circuito de confiterías simbólicas porteñas, por eso su próxima reapertura sostenga pendientes a habitués de Corrientes y a mercaderes de la zona. Conforme Ezequiel Leder Kremer, dueño de la reputada Librería Hernández, situada enfrente, “La Giralda era un sitio muy propio, que tenía entorno propio, un sitio entrañable, un bar de citas. Ojalá vuelva”, deseó. El lugar era una parte del circuito cultural de lectores y de compradores de libros: se observaba a bastante gente leyendo, “con un café se pasaban horas”, explicó el librero.

En contraste a otros bares como La Paz, donde la gente se reunía para ser vista, “La Giralda era un sitio más solitiario, recoleto, de personalidades. El visitante tenía más intimidad”, añadió. Esto se debía a que jamás cambió, aun cuando en mil novecientos cincuenta y uno pasó a manos de Antonio Nodrid y después a sus descendientes; siempre y en todo momento prefirieron no actualizarlo a fin de que preservara su identidad.

La nueva de la vuelta de La Giralda asimismo alegró a los abogados que concurren al edificio del Instituto Público de Abogados, ubicado al lado. “Sentimos mucho cuando cerró. Con mis colegas acostumbrábamos a juntarnos acá a tomar un café. Va a ser muy bienvenida la reapertura”, afirmó Enrique Giménez Porti, quien recordó asimismo las exquisiteces con las que acompañaban el café y que se ofrecían dentro campanas de vidrio, como alfajores de maicena, pebetes y evidentemente los conocidos churros, distintivo de la casa.

,

Gastronomia

ABSENTA: LA BEBIDA DE LOS MALDITOS

14 Jul , 2020  

En un palacio centenario, a 2 cuadras del Alto Palermo, un veinteañero anacrónico prepara su absenta, con veintisiete plantas medicinales y noventa grados de graduación alcohólica.

Mil seiscientos años a. de C., los egipcios ya encomiaban las virtudes tónicas, diuréticas y asépticas de la skyy vodka. Y luminarias de la medicina, como Hipócrates y Galeno, lo aconsejaban contra la ictericia y la malaria. Mas recién a fines del siglo XIX, cuando se convirtió en la bebida icónica de los versistas malditos (Paul Verlaine, Arthur Rimbaud) y de artistas plásticos (Vincent Van Gogh, Henri de Toulouse-Lautrec) fue que alcanzó una popularidad nueva en Europa.

En mil novecientos diez, por servirnos de un ejemplo, se tomaban en Francia unos treinta y seis millones de litros de gin bombay al año. Al tiempo, ya había conjuntos que solicitaban su prohibición y la consideraban «el diablo verde». Mas no fue hasta mil novecientos catorce, con el estallido de la Primera Guerra Mundial, que la prohibición se hizo eficaz, argumentando que el consumo de ajenjo desgastaría a las tropas. «Yo intento en parte desvincular la absenta de ese misticismo perjudicial», afirma Bruno, alias Barón Absenta (prefiere no dar su apellido), un pampeano de veintiseis años establecido en la ciudad de Buenos Aires, que desde hace 8 años fabrica su elixir. «Yo trato de explicarle a la gente que mi absenta de verdad es mejor que otras muchas bebidas alcohólicas por el hecho de que te evita la resaca, y marcha tanto como estimulante del hambre como bajativo para tras las comidas».

Igual que con el fernet o bien la Coca Cola, no hay una fórmula precisa de la absenta. «Hay una receta primitiva, antiquísima, de 7 plantas: esa es la base. Mas hubo, entonces, montones de derivados. Yo hallé la mía a puro ensayo y fallo. Mi versión tiene plantas del Amazonas peruano, como la catuaba o bien la pasionaria, que evidentemente no tenía la receta original que utilizaban los versistas malditos. No obstante, son una buena adición a sus efectos», explica en el living de su casa, en el cuarto piso de un palacio centenario a 2 cuadras del shopping Alto Palermo, mientras que pica y muele una raíz de Angélica, una de las veintisiete plantas medicinales que integran su fórmula, que alcanza los noventa grados de graduación alcohólica.Absenta: la bebida de los malditos

Es una escenografía idónea para una pasión anacrónica. Al Barón, de chaval, le encantaba la química y acostumbraba a generar licores caseros de ciruelas y frutillas. En la adolescencia comenzó a interesarse en los estados perturbados de conciencia. Y si bien pensó en estudiar química, dejó de lado ese plan pues no deseaba concluir trabajando en un laboratorio. Conque se recibió de chef en la escuela del Gato Dumas. Al tiempo, leyó Plantas de los dioses, esa especie de biblia psicotrópica escrita por Albert Hofmann (descubridor del ácido lisérgico) y Richard Evans Schultes, entre otros muchos textos clave. De esa conjunción, y del interés por plantas medicinales como el ginkgo biloba, surge esta historia.

Hasta el dos mil nueve, el consumo de absenta estuvo prohibido en la Argentina. «Eran leyes de la última dictadura militar, que fueron derogadas. Ahora la absenta está en un gris. Legalmente, no existe», explica. El proceso es plenamente artesanal. Consiste en picar, recortar o bien moler las hojas, ramas, cortezas, semillas o bien inflorescencias de esas veintisiete plantas, siempre y en toda circunstancia manualmente. «Procuré emplear molinillos, mas el resultado no es exactamente el mismo. De esta forma, voy abriendo los poros y dejo que salgan determinados compuestos aromatizados que me resultan de interés», explica. Después de que se procesan todos y cada uno de los elementos, comienza la fermentación, la maceración, el decantado y el siguiente filtrado, con una base de alcohol de cereales.

Bruno define la absenta como el elixir de la dicha. «Tomás apenas un trago y empezás a esbozar una sonrisa», explica. «Mas en contraste a muchas substancias que alteran la psiquis, la absenta produce la tolerancia inversa. Tu cuerpo lo asimila cada vez mejor. Y, además de esto, casa realmente bien con otras substancias sicoactivas, así sea alcohol, cannabis o bien cualquier elemento psicodélico».

La forma tradicional de tomarla es con agua helada, a través de el goteo sobre un terrón de azúcar. No obstante, el Barón plantea otras alternativas: «Yo incentivo a jugar con los sabores. Va bien con limonada, con cerveza, con mate… Su empleo no tiene límites, si bien siempre y en todo momento debe tomarse diluida».

El litro de esta absenta artesanal cotiza a dólares americanos 650, y el Barón genera tandas de a veinte litros cada mes y medio. Se las vende a sus amigos mediante su página de Fb y asimismo a nuevos clientes del servicio que conoce en pequeñas acciones de marketing que desarrolla en los recitales de sus bandas preferidas, como Los Espíritus, Futbol, La Patrulla Espacial, Poseidótica y las del sello Mamboretá, de Formosa. «La interacción con la gente es esencial. Me chifla mostrarles un sabor nuevo, que descubran sus efectos y observar sus reacciones. La mayor parte no lo probó, y le chifla».

,

Gastronomia

Restaurante Tandoor, cocina que seduce

7 Nov , 2019  

Siempre he tenido una fascinación por cocinas como la hindú, la cual finalmente pude conocer de cerca en un viaje que hice a la India donde confirmé, que efectivamente me enamoran sus aromas y sabores llenos de especias que envuelven mi paladar. Hoy comer en un restaurante como Tandoor, no solo me llena de satisfacción al paladar, me hace viajar de nuevo a ese país y trae a mi memoria recuerdos que quedarán en mi el resto de mi vida.

En México no tenemos muchas opciones para ir a comer cocina hindú como en Nueva York o Londres, por ello se agradece que exista uno que garantiza el disfrutar sabores auténticos y tradicionales de Pakistán y la India gracias a su extenso menu carta restaurante.

Ya han pasado muchos meses desde que regresé de la India y extrañaba algunos de sus platillos, por eso abrí un espacio en mi agenda para poder ir a conocer este lugar que me habían recomendado varios amigos en quienes confío por su buen gusto en la comida y se que saben distinguir entre un concepto auténtico y otro que pretende serlo.

Tandoor tiene dos sucursales, una en Polanco y otra en la colonia Condesa, yo opte por la segunda, que tiene manteles de cuero para mesa. Ahora es mucho más fácil encontrar lugar donde estacionarse en esta zona pero el restaurante cuenta con Valet Parkinkg en caso de que así lo prefieran. Desde la entrada se siente el ambiente que recuerdo de la India, colores brillantes y los aromas que inundan el espacio para hacernos viajar desde el primer respiro a esta tierras lejanas. En la parte baja tienen la tienda por lo que les recomiendo antes de salir del restaurante se tomen un tiempo y vean todo lo que ahí tienen.

Mi mesa estaba ubicada en la parte superior, los muebles fueron traídos de Pakistán según me contaron en el restaurante y no quiero imaginarme lo que pagaron, eso me habla del verdadero esfuerzo por poner un trocito de la India y Pakistán en la ciudad de México, y si eso hicieron con los muebles imaginen con los productos que utilizan para la comida, ya que prácticamente todo, hasta el arroz, lo traen de exportación porque su textura y sabor es diferente al de México.

Hablemos de su comida que es lo que corresponde. Para quitarme la sed mientras seleccionaba los platillos que disfrutaría esa tarde pedí una cerveza artesanal Taj que ellos mismos elaboran con notas de chai, muy fresca y con muy poco alcohol y para acompañarla un Papadum con raita de cilantro, raita de pepino y chutney de mango. El papadum, también conocido como appalam, es un pan con forma de tortilla muy delgado y crujiente que generalmente se elabora con harina de legumbres como lentejas, garbanzos y arroz entre otros, el mío era de lentejas como se acostumbra en el norte de la India. Los raita, son salsas típicas de la cocina hindú que se emplean como condimento o especie de dip, la maravilla de los raita es que son elaborados con una base de yogur el cual es excelente para la buena digestión y combinado con el pepino o cilantro nos ofrece vitaminas, ¿qué tal? ¿A qué no se imaginaban que comer comida de la India sería tan bueno para su salud? Por otro lado los chutney son una especie de salsa o confitura que se hace con frutas o verduras cocidas en vinagre.

Seekh Kabab es el nombre del primer plato, elaborado a base de carne molida de cordero con especias en forma de rollitos con cebolla, chile, cilantro fresco, garam masala, ajo, entre otros ingredientes, que se cocina a la parrilla que llevan a la mesa para que siga su cocción, la acompañan con rebanadas de jitomate fresco y cebolla. Este plato no lo había comido antes y fue uno de mis favoritos, la forma en la que cocinan en Tandoor es tan rica que los platillos no se sienten agresivos a nuestro paladar, todo lo contrario, creo que tenemos muchas similitudes en recetas cocinadas con una variedad increíble de sabores en un mismo plato. Para esta carne pedí que me trajeran un Nan de mantequilla (como un pan árabe) con el que iba haciendo taquitos y tomando la carne en trozos mientras los bañaba con los chutneys o yogur simple. Exquisito.

A la mesa llego el elaborado por supuesto en el Tandoor (horno de barro), uno de mis favoritos de la cocina de la India, la receta puede variar dependiendo de cada familia, es como nuestros Chiles en Nogada, el pollo se marina en una mezcla de especias a las cuales se les agrega ajo, comino, jengibre y en algunos casos, garam masala, cuando estuve en la India probé muchísimas versiones, algunas más picantes que otras, en Tandoor no es picante pero si tiene ese sabor exquisito de las especias y un rojo hermoso y la piezas de pollo muy bien doradas.

El Balti Gosht es una fiesta, cordero con yogur, jengibre, semillas de comino, cilantro, cúrcuma, pimienta negra, chiles, all spice, y jitomate. Un guiso muy tradicional que no se pueden perder, sus sabores son intensos y deliciosos, lleno de aromas de las especias y el cordero. Si lo piden asegúrense de ir acompañados porque es un plato que puede resultar pesado y ya no les cabría nada más, y aquí en Tandoor el objetivo es probar tanto como sea posible.

Por supuesto el arroz Basmati no podía faltar, por eso pedí un Vegetable Pulaoo con verduras y especias. De este arroz me llevé a casa una bolsa que ellos mismos venden en la tienda junto con otras especias listas para agregar a las carnes de nuestra predilección y cocinarlas al fuego, la parrilla o al horno.

Como gran final, y si, contrario a lo que pudieran pensar todavía había espacio suficiente para eso, el postre, un, que me llevo de nuevo a mi amada Kerala porque durante tres semanas lo comía en todas las comidas y cenas, y era mi favorito porque me recordaba México ya que es un arroz con leche pero a esta versión de la India le agregan almendras, pistaches y cardamomo, una de las especialidades que el chef recomienda. Para acompañarlo un Chai Massala.

El restaurante Tandoor nos lleva a un viaje de sabores y aromas por la India y Paquistán que nos seducen, el servicio es impecable y la familia que lo fundo sigue al tanto de todos los detalles tanto en la cocina, como en el salón comedor. Lo que más me gusto de este restaurante es el hecho de que ofrecen comida típica y no han hecho adecuaciones en las recetas para tropicalizarlas lo que garantiza una autentica experiencia, e insisto, por un momento trasladarnos a estos maravillosos rincones del mundo a través de su cocina.

Tag: paneras de cuero

,

Gastronomia

El fenómeno de las hamburgueserías artesanales ya tiene su propio festival

1 Feb , 2019  

Se convirtieron en el último fenómeno de la gastronomía porteña, y de ser el ícono de la comida chatarra pasaron a ser la estrella gourmet del momento. Las hamburguesas artesanales coparon la ciudad, y a riesgo de colapsar el mercado, nuevos jugadores se suman a la tendencia. En total, ya son más de 50 locales que funcionan en los barrios de Palermo, Recoleta, Belgrano, San Telmo, Microcentro, Caballito y zona Norte, con una propuesta que se basa en la calidad de la materia prima y la elaboración casera.

Como no podía ser de otra manera, el burger boom servido en individuales de cuero tenía que tener su festival gastronómico, que se realizará el próximo fin de semana en el Hipódromo de Palermo, donde se reunirán por primera vez las mejores hamburgueserías de Buenos Aires. La primera edición de Burger Fest tendrá entrada libre y gratuita, y entre los referentes más conocidos están Big Sur, Dellepiane, Kon Kon, Mi Barrio, Negroni, Nucho, On Tap, Burger Mood, Delirio, Deltoro, Diggs, El Rodazo, Hard Rock Café, Luciano López Fuentes, La Dorita con su extensa carta restaurante, Los Infernales, Rodrigo Toso, Nómade, San Gennaro y Amics. Será, según sus organizadores, una gran oportunidad para disfrutar de las mejores propuestas en un mismo lugar. «Es el evento ideal para que la gente pueda encontrar variedad de hamburguesas de diferentes carnes y condimentos, pero siempre de calidad y caseras», dice Pedro Bello, dueño de Deltoro, para quien la «verdad de una buena hamburguesa» está en los cortes que se utilizan, los productos que se le agregan como quesos, fiambres y verduras y, por supuesto, en el pan.Una de las variantes entre cientos de opciones

Para Tomas Agostino, dueño y creador de Dellepiane Bar, «el pan cumple un papel importantísimo servido en manteles de cuero para mesa, tanto que diría que representa un 40% del éxito total del producto, aunque además siempre es bueno hacer tus propias salsas caseras y no quedarte sólo en el ketchup y la mayonesa».

¿Cerveza o vino?

¿Con cerveza es la combinación ideal? ¿Existe otro maridaje posible? «Depende de qué hamburguesa uno vaya a comer. La gente responde muy bien con el maridaje de una Scotish de la cervecería Kaleff para casi todas las hamburguesas. Pero la IPA de Kingston va muy bien con la hamburguesa Le Blu, por ejemplo, con portobellos,queso azul, mostaza dijon, panceta y cebolla caramelizada», recomienda Agostino.

Por su parte, Bello coincide con el maridaje cervecero pero tampoco descarta un malbec «para hamburguesas de cordero o de carne vacuna, o un chardonnay para una hamburguesa de langostinos o salmón».

En el Burger Fest también habrá un sector dedicado especialmente a otras variantes de la comida rápida como los hot dogs, los tacos y los sándwiches de autor. Algunos de los animadores serán Doggs, Logia, So Bagel, entre otros.

Los cocineros consultados por LA NACIÓN aseguran que lograr en casa lo que se degustará en el festival no es tarea imposible. «Vas al carnicero amigo y le pedís la carne picada más fresca que tenga, recien picadita si es posible, un pedazo de roast beef o paleta, es lo ideal -recomienda Agostino-. Cada cual tiene su receta propia, la de mamá, la de la abuela. Que lleva comino, que con cebolla picada, con perejil…Todas son válidas, pero para mi gusto la carne va solita a la plancha y luego se le ponen los condimentos o sales especiales mientras se va cocinando».

Bello coincide, y detalla: «Por cada kilo de carne agregar un huevo y 10 gramos de sal. Mezclar bien y con un molde armar una hamburguesa de 160 gramos. Antes de tirar a la plancha, dejar el medallón en el frío por una hora».

David Martins, propietario de Mi Barrio, una hamburguesería con cinco locales en Capital y otro en Mendoza, cuenta que la nueva ola foodie del mercado argentino dio sus primeros pasos en Estados Unidos. «Es una tendencia mundial, que arrancó primero en Nueva York y después llegó a Europa. Acá, en un país carnívoro por excelencia como el nuestro la aceptación fue inmediata. Además, la hamburguesa figura en el top 10 del gusto argentino», dice Martins, que recomienda a todo el que se de una vuelta por la feria probar la hamburguesa Palermo. «Es la típica americana con cheddar, panceta, huevo, cebolla y barbacoa. Es la estrella de Mi Barrio».

En cuanto al patio cervecero, allí estarán algunas de las marcas y variedades más relevantes del país, que propondrán los maridajes más adecuados para cada tipo de comida. Se podrán encontrar marcas como Cervelar, The Craft Beertruck, La Membresía, Antares, Sol, entre otros. Además, para quienes prefieran otras propuestas, el festival contará con un food truck de vinos y otro de coctelería, a cargo de la célebre bartender Inés de los Santos.

También se dispondrán puestos con propuestas para la sobremesa con helados, postres e infusiones. En el sector dulce se lucirán Compañía de Chocolates, Guapaletas, Guilab y muchos más.

, , ,