El vehículo espacial de Intuitive Machines logró aterrizar exitosamente en el satélite de nuestro planeta, recopilando información crucial para próximas expediciones humanas, incluyendo el proyecto Artemis de la NASA. Exploramos los aspectos fascinantes de este logro.

Intuitive Machines alcanzó un hito histórico al ser la primera empresa privada en aterrizar en la Luna, marcando el primer aterrizaje lunar estadounidense en más de medio siglo.

A las 23:23 UTC del jueves, el módulo Nova-C ‘Odysseus’ de la firma completó su aterrizaje lunar, superando los intentos anteriores de otras misiones como la israelí Beresheet y la japonesa Hakuto-R. ‘Oddie’, como se le apoda, tiene 4,3 metros de altura y 1,6 metros de diámetro, con una capacidad de carga útil de 130 kg.

“Este es el Director de Misión para todas las estaciones. Estamos en proceso de optimizar la señal, pero lo que está claro es que nuestra nave ha aterrizado en la Luna y estamos en comunicación. Así que, enhorabuena al equipo”, expresó Tim Crain, cofundador y CTO de Intuitive Machines, instantes después del aterrizaje en el cráter Malapert A, cerca del polo sur lunar.

El aterrizaje tuvo sus retos, como la falla de los sensores láser encargados de medir la altitud y velocidad horizontal de Odiseo mientras orbitaba la Luna. Esto obligó a los ingenieros a enviar un ajuste de software de emergencia para que la nave utilizase el sensor Lidar del instrumento NDL de la NASA, uno de los diez dispositivos que llevaba a bordo.

El equipo también tuvo que superar el desafío de una señal débil, manteniendo en suspenso a los responsables de la misión hasta confirmar el éxito del aterrizaje, un logro notable considerando que históricamente, la mitad de las misiones lunares han fracasado.

El módulo Odiseo despegó el 15 de febrero en un Falcon 9 de SpaceX, y tras separarse del cohete, se dirigió hacia la Luna. Entró en órbita lunar 8 días después y, tras una maniobra para ajustar su órbita, comenzó su descenso hacia la Luna, logrando un aterrizaje suave 12 minutos más tarde.

Inicialmente, la nave emitió una señal tan débil que complicó su localización por parte de Intuitive Machines. Sin embargo, horas después, se resolvieron los problemas de comunicación, y la nave comenzó a transmitir datos eficazmente.

Esta imagen de un video distribuido por Space X via NASA TV muestra el módulo lunar de Intuitive Machines al separarse del cohete y dirigirse a la Luna, el 15 de febrero de 2024.

«Houston, Odiseo ha encontrado un nuevo destino», exclamó Stephen Altemus, cofundador y director ejecutivo de Intuitive Machines. Este módulo, parte de la serie Nova-C y construido por la empresa con base en Houston, Texas, despegó el 15 de febrero desde Florida a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX, marcando un hito al ser la primera nave de una empresa privada estadounidense en llegar al satélite natural de la Tierra.

La NASA aplaudió el aterrizaje lunar de Intuitive Machines, reconociéndolo como un triunfo absoluto a pesar de los contratiempos enfrentados. Bill Nelson, administrador de la agencia espacial, en un video pregrabado, felicitó a Odiseo por ejecutar perfectamente su aterrizaje. En un tono más ligero, la NASA también hizo un comentario en las redes sociales, diciendo: «Su entrega ha sido realizada… a la Luna».

Tres misiones lunares en 2024

Intuitive Machines fue elegida por la NASA en 2018 como parte del consorcio de proveedores de Servicios de Carga Útil Comercial Lunar (CLPS), recibiendo tres encargos para el envío de carga científica a la Luna este año.

El primer vuelo, IM-1, usó el módulo de aterrizaje lunar Nova-C de la compañía y, según lo planeado, aterrizó en la zona del Polo Sur lunar.

El IM-1 transportó seis cargas útiles de la NASA enfocadas en estudiar las interacciones entre la atmósfera y la superficie lunar, las relaciones entre el clima espacial y la superficie lunar, la radioastronomía, tecnologías de aterrizaje de alta precisión y un nodo para la comunicación y navegación que servirá para futuras tecnologías de navegación autónoma.

El segundo encargo para Intuitive Machines, el vuelo IM-2, tiene previsto aterrizar en el Polo Sur lunar este año. Será la primera prueba de uso de recursos in situ en la Luna, empleando un taladro y un espectrómetro de masas para analizar la volatilidad de los materiales subterráneos.

Despegue de Odiseo a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX.

El tercer vuelo, IM-3, está programado para aterrizar en el remolino lunar Reiner Gamma este año, utilizando también el módulo Nova-C.

Las cargas útiles abarcan un magnetómetro, una cámara, un espectrómetro de electrones e iones, un pequeño vehículo explorador con un segundo magnetómetro y un microscopio multiespectral, destinadas a investigar las características del remolino Reiner Gamma y su minimagnetosfera.

Esta misión también contempla una demostración de tecnología robótica de enjambre con el lanzamiento de cuatro pequeños vehículos autónomos. Adicionalmente, dos cargas útiles internacionales estudiarán el entorno de radiación cercano a la superficie lunar (Corea del Sur) y un retrorreflector proporcionado por la Agencia Espacial Europea permitirá mediciones de alta precisión de la distancia Tierra-Luna.

Reiner Gamma es una peculiaridad magnética lunar, conocida como remolino lunar, ubicada en el lado visible de la Luna en Oceanus Procellarum. Aunque los remolinos lunares están vinculados a anomalías magnéticas en la corteza lunar, se requiere más investigación para comprender completamente su origen.

Exploración Pionera para la Colonización Lunar

La actual misión representa un paso significativo hacia la colonización lunar, según Joel Kearns de la NASA, al ser una de las primeras expediciones que estudiarán las condiciones del polo sur lunar, una ubicación destinada a futuras misiones astronautas.

La indagación se centra en aspectos críticos como la composición del suelo lunar, las temperaturas extremas y el ambiente de radiación, factores clave para preparar el terreno para los primeros colonos humanos. La operatividad de los instrumentos de la nave está prevista para una semana, hasta que la oscuridad lunar limite su funcionamiento.

La carga de Odiseo no solo incluye equipos científicos avanzados, sino también elementos de profundo valor artístico y cultural.

Dentro de la carga, se destacan 125 minilunas de acero, obra del afamado artista Jeff Koons, aportando una dimensión artística a esta misión espacial, patrocinada por inversores de Intuitive Machines. Este enfoque híbrido entre ciencia y arte ofrece una perspectiva innovadora y estimulante sobre la exploración espacial.

Además, la misión transporta un archivo de preservación del conocimiento humano, iniciativa de una entidad sin ánimo de lucro que busca asegurar el legado cultural humano en el cosmos, sirviendo tanto para futuras generaciones como para eventuales encuentros con vida extraterrestre.

Logros Destacados de Odiseo

  • Pionera como nave privada en la Luna: Con un desembolso de 118 millones de dólares por parte de la NASA para transportar instrumentos dentro del programa CLPS, Odiseo también cuenta con financiación de otras empresas interesadas en la misión.
  • Innovación en propulsión lunar: Odiseo es la primera misión lunar que emplea propelentes criogénicos, utilizando una combinación de metano líquido y oxígeno líquido, con un sistema de presurización basado en helio. Destaca además por emplear un motor impreso en 3D.
  • Primer aterrizaje estadounidense en la Luna en décadas: Esta misión marca el retorno de Estados Unidos a la Luna desde la misión Apolo 17 en 1972, representando un hito significativo tras un intento fallido anterior dentro del mismo programa CLPS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *