Elon Musk, el conocido empresario, ha reavivado esta discusión al revelar que su empresa Neuralink ha logrado implantar exitosamente un chip cerebral en un ser humano.

Musk compartió en la plataforma X que se había observado una actividad cerebral «alentadora» tras el implante, y que el sujeto del ensayo se encontraba en buen estado de recuperación.

Neuralink aspira a que este avance tecnológico contribuya al tratamiento de enfermedades neurológicas complejas.

«Es un avance importante para cualquier empresa que desarrolle dispositivos médicos realizar pruebas en humanos», señaló Anne Vanhoestenberghe, profesora en el King’s College de Londres.

Aunque diversas compañías están desarrollando tecnologías prometedoras, solo unas pocas han conseguido implementarlas en personas.

No obstante, Vanhoestenberghe advierte que el «éxito real» de estas iniciativas se verá a largo plazo y recuerda que «Elon Musk tiene un talento especial para atraer atención hacia sus proyectos».

Hasta la fecha, las declaraciones de Musk no han sido verificadas de manera independiente, y Neuralink no ha divulgado detalles sobre el procedimiento.

¿En qué consiste Telepathy?

Musk anunció en X que el primer dispositivo de Neuralink se denominaría Telepathy, o Telepatía.

Este dispositivo estaría dirigido inicialmente a personas que han perdido la movilidad en sus extremidades.

Musk evocó la figura de Stephen Hawking, el renombrado físico que padecía una severa enfermedad neuromuscular, sugiriendo que este avance podría haberle permitido comunicarse más rápidamente.

El procedimiento consiste en la inserción de un microchip herméticamente sellado en el cerebro del paciente, conectado a más de mil electrodos finos que permitirían la interacción con un ordenador externo, facilitando el intercambio de señales.

¿Cuáles son los riesgos de la tecnología de Neuralink?

Existen preocupaciones sobre los riesgos inmediatos de la cirugía, las posibles complicaciones médicas a largo plazo y los dilemas éticos que plantea.

Toda intervención quirúrgica cerebral entraña riesgos.

Informes de Reuters en diciembre de 2022 indicaban que experimentos previos de Neuralink resultaron en la muerte de aproximadamente 1.500 animales, entre los que se incluyen ovejas, monos y cerdos.

En julio de 2023, el Departamento de Agricultura de EE.UU., responsable de las regulaciones sobre bienestar animal, no encontró infracciones en las prácticas de Neuralink, aunque continúa una investigación independiente.

La aprobación de la FDA para ensayos en humanos sugiere que Neuralink ha superado ciertos desafíos regulatorios.

Sin embargo, quizás la mayor inquietud radica en las implicaciones a largo plazo de tener un dispositivo operativo dentro del cerebro, un órgano sobre el cual aún queda mucho por descubrir.

Desafíos y Progresos en la Interfaz Cerebro-Computadora

Dado que el campo de la interfaz cerebro-computadora es relativamente nuevo, aún falta información sobre los posibles riesgos que conlleva. La realización de ensayos clínicos en humanos será crucial para entender mejor estos riesgos y para el futuro desarrollo de tecnologías similares.

Las preocupaciones éticas, aunque más subjetivas, son igualmente importantes. Estas tecnologías plantean interrogantes sobre la privacidad de los datos, los posibles usos y la ética detrás de la mejora de las capacidades cognitivas humanas a través de medios artificiales.

Innovaciones Paralelas

El anuncio de Musk ha vuelto a poner el foco en las interfaces cerebro-computadora, aunque hay otros actores en el campo que han estado trabajando en esta tecnología desde hace dos décadas.

Blackrock Neurotech, con sede en Utah, EE. UU., ha estado a la vanguardia con la implantación de sus interfaces cerebro-computadora desde 2004.

Precision Neuroscience, co-fundada por un ex miembro de Neuralink, también busca ofrecer soluciones a personas con parálisis mediante un implante que se asemeja a una cinta delgada colocada sobre el cerebro, a través de un procedimiento quirúrgico menos invasivo denominado «microhendidura craneal».

Existen casos documentados de dispositivos similares que han demostrado ser efectivos. Recientes investigaciones en EE. UU. han mostrado cómo los implantes cerebrales pueden monitorear la actividad cerebral asociada al intento de hablar, lo que podría decodificarse para facilitar la comunicación.

Además, la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) en Suiza ha logrado un hito significativo al permitir que un hombre paralítico camine mediante el pensamiento, gracias a implantes electrónicos en el cerebro y la columna que transmiten las señales a las extremidades de forma inalámbrica. Este avance se detalló en la revista científica Nature en mayo de 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *