Digital y Redes

Facebook no está leyendo sus mensajes privados de WhatsApp.

15 Sep , 2021  

El Problema es mucho peor. El mayor problema de Facebook es que es demasiado fácil asumir lo peor de la empresa de redes sociales más grande del mundo.

El martes, ProPublica informó que Facebook emplea a 1,000 personas cuyo trabajo es leer los mensajes de WhatsApp reportados por los usuarios. El artículo, titulado: «Cómo Facebook socava las protecciones de privacidad para sus 2 mil millones de usuarios de WhatsApp», lo llevaría a creer que la publicación descubrió una nueva forma en que Facebook está involucrado en una grave invasión de la privacidad de los usuarios .

Creo que, a estas alturas, todos hemos llegado a reconocer que todo el modelo de negocio de Facebook es, de hecho, una invasión de la privacidad del usuario . Eso no es algo exclusivo de esta situación. Pero, en este caso, no es exactamente correcto. Más importante aún, el hecho de que parecía completamente posible es el problema real. Nadie confía en Facebook , incluso cuando podría decirse que está haciendo lo correcto, lo que creo que es cierto en este caso.

Esto es lo que quiero decir:

Cuando envía mensajes usando WhatsApp, están encriptados, lo que significa que solo el remitente y el destinatario pueden leerlos. WhatsApp no ​​puede leerlos y tampoco Facebook. Es una de las razones por las que WhatsApp es el servicio de mensajería más grande del mundo . Se ganó la confianza de los usuarios al proteger su privacidad. 

Esa fue una de las razones por las que fue tan importante cuando Facebook compró la empresa en 2015. A la gente le preocupaba con razón que el compromiso de WhatsApp con el cifrado y la privacidad pudiera cambiar. Sorprendentemente, no lo ha hecho. Ese no es realmente el problema aquí, a pesar de que el titular puede hacerle creer que lo es.

Aunque sus mensajes están encriptados, cuando un usuario reporta un mensaje como abusivo o acoso, esos mensajes pueden ser revisados ​​por un humano. El informe de ProPublica sugiere que esto significa que, si bien los mensajes están cifrados de extremo a extremo, la revisión representa una puerta trasera. Excepto que no es así.  

Piénsalo de esta manera. Tengo cuatro hijos pequeños. En ocasiones, porque son niños, hacen cosas que no deberían. A veces se dicen cosas malas entre ellos. La mayoría de las veces son lo suficientemente inteligentes como para decirlas fuera del alcance del oído de mamá o papá. En ese caso, no tengo forma de saber qué está pasando en su conversación. Sus «mensajes» se mantienen en secreto, al menos para mí.

A veces, sin embargo, uno de ellos viene a mí y, como hacen los niños, repite lo que dijo su hermano o hermana mayor y malo. Ese «mensaje», por así decirlo, ya no es privado porque fue revelado por el destinatario. Dejaremos de lado el hecho de que los niños a veces embellecen o simplemente inventan las declaraciones ofensivas. En el caso de la mensajería, hay una copia literal del mensaje en el dispositivo del destinatario y puede reenviarla a quien quiera.

Solo porque el mensaje está encriptado y se mantiene privado de WhatsApp, literalmente no hay nada que impida que el destinatario revele el contenido del mensaje a quien quiera, incluidos WhatsApp o Facebook. Eso es exactamente lo que sucede cuando alguien denuncia un mensaje como acoso.

Parte del problema es que la gente asume que «cifrado» significa que nadie que no quiera que lea un mensaje tendrá acceso a él. O que no hay forma de ser responsable por nada que le envíe a otra persona. Excepto que, si envía un mensaje ofensivo, el destinatario no está sujeto al cifrado. Están en el otro extremo del cifrado de extremo a extremo. Pueden hacer lo que quieran con él.

Dicho esto, Facebook tiene un problema mucho mayor aquí, y es que no hizo falta mucho para asumir que la empresa, de hecho, está leyendo sus mensajes. Facebook tiene tal déficit de confianza, especialmente cuando se trata de privacidad, que nadie está dispuesto a concederles el beneficio de la duda. Ese es un problema obvio. 

Como señala el artículo de ProPublica , WhatsApp no ​​es transparente sobre el hecho de que revisa informes. Se induce a los usuarios a asumir que sus mensajes son seguros y privados. Eso es cierto en la medida en que el cifrado de extremo a extremo significa que nadie puede mirar sus mensajes y leer lo que envía a sus amigos o contactos. Sin embargo, no significa que esos amigos no puedan compartir esos mensajes o reportarlos a WhatsApp.

Y la idea de que la empresa esté pagando a 1.000 personas para que revisen esos informes da la impresión de que hay muchos mensajes que revisar. También pinta una imagen de que Facebook solo tiene personas sentadas mirando sus mensajes privados. 

Personalmente, creo que es bueno que Facebook reconozca que necesita un sistema para manejar el torrente de contenido abusivo generado por 2 mil millones de usuarios. El hecho de que los usuarios puedan informar sobre dicho contenido es un equilibrio importante entre respetar la privacidad del usuario y proporcionar un mecanismo para que las personas que están siendo víctimas obtengan ayuda.

Por otro lado, el hecho de que la gente esté dispuesta a creer lo peor de Facebook es una acusación a la reputación de la empresa. La lección aquí debería ser obvia: la confianza es su activo más valioso.

La confianza se gana con el tiempo, ya que defiende constantemente sus valores y demuestra que tiene en mente los mejores intereses de sus usuarios. Cuando no lo hace, rompe la confianza, incluso cuando resulta que estaba tratando de hacer lo correcto.

, , ,

Tecnología

Por qué Palmer Luckey, el fundador de Oculus, abandonó la empresa que él mismo creó y cómo puso en problemas a Facebook

7 Dic , 2019  

Este no parece estar siendo un buen año para Palmer Luckey.

El joven emprendedor es conocido por ser el cofundador de Oculus VR -el sistema de realidad virtual que Facebook adquirió por más de U$2.000 millones- y el culpable de que este tipo de tecnología haya cobrado fuerza últimamente.

Pero el multimillonario veinteañero acaba de renunciar a su propia empresa.

Facebook no quiso dar detalles de la misteriosa partida del empresario o de sus planes de futuro.

Aunque lo cierto es que últimamente a Oculus no le iba muy bien.

La compañía perdió recientemente US$500 millones en los tribunales contra una pequeña empresa llamada ZeniMax Media, la cual le acusó de robarle sus secretos comerciales y su tecnología.

El juicio fue especialmente duro para Luckey, de quien dijeron que había violado un acuerdo de confidencialidad firmado en 2014 (el año en que Facebook compró la startup).

Luckey tan sólo tenía 16 años cuando comenzó a desarrollar el prototipo de realidad virtual de Oculus (las gafas Rift, que logró financiar gracias a una exitosa campaña en Kickstarter), 19 cuando fundó Oculus VR y 21 cuando la vendió a Facebook.

Palmer LuckeyDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionA los 16 años comenzó a desarrollar el primer prototipo de sus gafas de realidad virtual.

ZeniMax sugirió que la imagen del joven como el «brillante inventor» que creó la realidad virtual de Oculus no se correspondía con la realidad y que esa tecnología «fue desarrollada por ZeniMax sin que Luckey interviniera».

Facebook dijo que apelaría la decisión.

Pero esa no fue la única polémica en la que estuvo implicado el emprendedor.

A favor Trump

Luckey lleva siendo la imagen pública de Oculus desde 2012 y ha ofrecido un gran número de charlas y presentaciones sobre el potencial de la realidad virtual en distintos eventos del sector.

Sin embargo, en 2016 estuvo en el centro de la polémica, cuando salió a la luz que había financiado parcialmente a Nimble America, un grupo detrás de una campaña en redes sociales que apoyaba al entonces candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.

Su implicación a favor de Trump despertó una avalancha de críticas que hicieron que, finalmente, tuviera que disculparse por los efectos que aquella revelación tuvo para su propia empresa y para Facebook.

Oculus RiftDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption¿Cuáles serán sus próximos proyectos?

«Estoy profundamente apenado porque mis acciones han impactado negativamente la percepción de Oculus y de sus socios», escribió en una publicación en su perfil en la red social.

Poco después, dijeron que su novia, Nicole Edelmann participó en #GamerGate, un movimiento online antifeminista que surgió en 2014.

Nada de eso le ayudó a ganar popularidad y Luckey desapareció, por un tiempo del ojo público.

Sin comentarios

A pesar de todo, Facebook ha seguido invirtiendo en realidad virtual y en Oculus durante los últimos meses.

Mark Zuckerberg, el fundador y presidente ejecutivo de Facebook, contrató en enero al brasileño Hugo Barra, el ex vicepresidente de la compañía china Xiaomi, para que liderara Oculus.

Además, otro de los veteranos de la empresa, Brendan Iribie (también implicado en el juicio con ZeniMax) dejó su puesto como presidente ejecutivo.

Tal vez ése fue otro factor influyente en la partida de Luckey.

«Extrañaremos mucho a Palmer», declaró Facebook en un comunicado que entregaron al sitio de noticias tecnológicas Ars Technica.

También aseguraron que su «espíritu inventivo» ayudó a «impulsar» el interés en realidad virtual y a que la industria funcionara.

Y comentaron que esperaban que le fuera bien en sus futuros proyectos.

Luckey, sin embargo, no quiso hacer comentarios ni sobre sus planes de futuro ni sobre su polémica partida.

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias-39479556

,